viernes, 16 de mayo de 2014

EMBARAZO Y CUIDADO DENTAL

Una de las hormonas que se producen durante el embarazo, se denomina
“Relaxina” y su misión es relajar las articulaciones de la gestante para facilitarle el parto.

Su efecto también llega a los tejidos de la boca y actúa en las articulaciones ubicadas entre los dientes y el hueso que los soporta.

Por ello se puede observar un cierto grado de movilidad en los dientes de las embarazadas.

Esta modificación en la relación diente-hueso permite que se introduzcan restos de alimentos debajo de las encías, formándose lo que se denomina como " Placa Bacteriana " que también se adhiere sobre las superficies lisas de todos los dientes. 

Este hecho favorece la inflamación y el sangrado de las encías.

Si la embarazada no realiza una esmerada limpieza de su boca para retirar estos restos de alimentos de debajo de las encías, presentará una mayor formación
de sarro que incrementará los problemas de sus encías.

El sarro es la combinación de restos de alimentos, bacterias y Calcio de la saliva.


Cuando se acumula sarro en exceso, se incrementa la inflamación de las encías y a futuro se pueden producir situaciones muy preocupantes como  la reabsorción del hueso que soporta los dientes (hueso alveolar), una mayor movilidad en los dientes y una eventual  pérdida de los mismos.

La destrucción del hueso alveolar no se recupera.


¿ Cómo prevenir  los problemas  de encías durante el embarazo ?

De muchas maneras. Las principales son:

a)     Realizando una visita al dentista, antes de salir embarazada, para que analice la situación de salud de sus encías ya que está comprobado que las mujeres con problemas de encías antes del embarazo, los acentúan durante el mismo.

b)      Efectuando siempre una limpieza esmerada de su boca.

 

NO HAY RAZÓN PARA NO IR AL DENTISTA DURANTE EL EMBARAZO.
 
SE PUEDEN REALIZAR LOS TRABAJOS QUE SEAN NECESARIOS.

CON ALGUNOS SE TENDRÁ QUE TENER CUIDADOS ESPECIALES, PERO NO ES MOTIVO PARA NO CUIDARSE LA BOCA
.


¿ Cómo afrontar estos problemas de encías?  

La inflamación de las encías, conocida como “ gingivitis ”, afecta a casi todas las embarazadas.

Por ello no debe preocuparse si le sangran algo sus encías, pero tampoco debe descuidarse y es importante que lo consulte con su dentista.

La “ gingivitis del embarazo” suele presentarse entre el 2do. Y el 3er. mes de la gestación.

Se produce un enrojecimiento, inflamación, crecimiento moderado de las encías y sangrado de las mismas.

Este sangrado se puede presentar al comer y aún de  manera espontánea, dependiendo de la intensidad del problema.
 
Generalmente la gingivitis desaparece después del parto, pero es conveniente controlarla para evitar problemas como los ya descritos.
 
Por ello se recomienda ir al dentista 2 veces durante el embarazo: en el 3er. y en el 6to. mes de la gestación.

El problema de las encías afecta áreas previamente inflamadas (antes del embarazo) y a  tejidos ya enfermos (con enfermedad periodontal).

Si la persona tenía problemas de encías antes de salir embarazada, sus problemas durante este período serán mucho mayores.

Cómo tratar los problemas de encías en el embarazo ?
 

a) Se recomienda visitar al dentista si se proyecta salir embarazada, para un examen, para el retiro del sarro existente (todas las personas lo formamos en diverso grado), hacerse una buena limpieza dental, curarse todas las caries y solucionar otros problemas de salud bucal que pudieran existir.

b) Cepillarse los dientes después de cada comida.

c) Evitar los dulces.

d) No fumar.


CONSERVE SU SALUD BUCAL DURANTE EL EMBARAZO

EVÍTESE PROBLEMAS DESPUÉS DEL NACIMIENTO DE SU HIJO/A